10 de Septiembre de 2010

Para mi, siempre me ha resultado extraño hacer fotos a otro compañero de profesión. Es como que los dos sabemos que hay que hacer pero también lo que no se debe de hacer y se palpa un poco en el ambiente. Aquí os dejo unas fotos pertenecientes a la sesión que le hice a una compañera fotógrafa. Un día le dije que esos ojos tan bonitos los tenía que fotografiar, a lo que a ella le encantó la idea y organizamos un día para quedar y hacer una sesión de fotos. Se trajo varios cambios de ropa y sobre la marcha fuimos haciendo. Lo pasamos realmente bien, y bueno… quería compartir algunas de las imágenes que hice. Las tres fotos son de la misma sesión. Estuvimos toda la tarde liados y nos dió para hacer bastantes. Variable desde una candida niña hasta una salvaje femme fatale. Los ojos son suyos, no están retocados. (Quien la conoce podrá dar fe…)
Espero que os gusten.

*Gracias mi niña por posar para mi. Fué todo un placer.

 

Comments

comments